Archivo para 2 marzo 2008

Alerta a Talleres de Latonería y Pintura

Alerta a Talleres de Latonería y Pintura

 

 http://es.youtube.com/watch?v=MQvOIixMO_s

  Hacemos un llamado de alerta a todos los colegas empresarios mecánicos dedicados al sector de Latonería y Pintura ya algunas empresas aseguradoras insisten en su propósito de imponer los precios por los servicios que prestan los talleres mecánicos  a través de sus llamados baremos  a un rango de  Bs. 180 a  Bs. 225 por pieza promedio incluyendo desarmado, armado, latonería, pintura, pulitura y lavado del vehículo o sea TODO INCLUIDO.  De acuerdo al más reciente estudio de costos realizado por nuestros especialistas podemos asegurarles que quienes operen a esos precios están perdiendo dinero; o sea ni siquiera se cubre el costo invertido en la reparación.   En tal sentido, les recomendamos contactar a sus contadores y administradores a fin de que los asesoren a calcular sus costos de manera que no sigan perdiendo dinero.  En los mal llamados  “talleres mata de mango” se esta cotizando una pieza de pintura mediana en Bs. 350,…. Señores actúen con un poco de sensatez….  Como aceptar precios por pieza de Bs. 180 a Bs. 225 a grupos económicos que están obteniendo ganancias exorbitantes en sus negocios.

 

En tal sentido les recomendamos tomar las siguientes previsiones y medidas en el manejo del negocio:

 

1.- Atender a todos los clientes con mucha educación, trato cordial, y respecto.  Nuestros clientes son victimas de los atropellos de algunas empresas aseguradoras.  Ellos no tienen culpa alguna de lo que esta pasando más bien ellos se sienten solidarios con nuestra problemática.

 

2.- Revisar cada una de las órdenes de reparación y analizarlas con mucha precaución y cautela.  De contener errores de fondo, anormalidades en los precios,  elabore un presupuesto detallado de los daños (mano de obra,  trabajos externos, repuestos, etc. ) y

entrégueselo al cliente para que sea este mismo quien gestione el cambio de su orden.

 

3.- Estar muy pendiente de los trabajos en casos fuertes,  muchas empresas aseguradoras han girado instrucciones a sus empleados peritos a  presupuestar y elaborar las órdenes de reparación de casos de envergadura sin ser evaluados en un taller especialista.  Ellos quieren vender la idea de que su baremo les da los precios automáticamente de cualquier reparación y que sus peritos son lo MAXIMO EN ESTIMACION Y REPARACION DE VEHICULOS CHOCADOS.   OJO PELAO   la mayoría de esas ordenes de trabajo están malas:  bajas en precio, no detallan toda la mano de obra,  ni los repuestos, etc.   En conclusión imposibilitan prestar un servicio al cliente de la más alta calidad y puedes meterte en un  LIO LEGAL AL REPARAR UN VEHICULO DE 100 MIL BOLIVARES FUERTES de forma inapropiada, con defectos, y de  manera incorrecta.

 

4.- Rechaza la práctica unilateral antes expuesta, manifestándoselo a la empresa aseguradora y pide que POR FAVOR se respete tu derecho de evaluar y presupuestar los daños, como tradicionalmente se viene haciendo, citando previamente al cliente en el taller.  Toma el control de los precios, no permitas que el perito que trabaja para la empresa de seguro controle tus ingresos.

 

5.-  Sólo cobrando un precio justo, puedes garantizar una reparación con materiales de alta tecnología que perdure en el tiempo.

 

  Recuerda el sabio consejo de la abuela — “El que no escucha consejos no llega a viejo “.

 

 http://es.youtube.com/watch?v=MQvOIixMO_s

 

Comisión de Latonería y Pintura

CANATAME

Anuncios

Trata de la Dictadura Comercial de las Aseguradoras en Venezuela

 

CÁMARA NACIONAL DE TALLERES MECÁNICOS

CANATAME  

NO MÁS DICTADURA COMERCIAL

Las relaciones entre las empresas aseguradoras y los Talleres de Reparación de Vehículos Automotores, comienzan a sufrir graves distorsiones a raíz de la crisis bancaria desatada en el país entre los años 1993 y 1994.  En ese momento, una gran cantidad de empresas, al servicio de aseguradoras de renombre, quedó con millonarias sumas pendientes de pago, lo cual marcó el inicio de más de un lustro de difíciles condiciones comerciales.

Superada la crisis financiera, muchas de las aseguradoras adoptaron una agresiva política de control y reducción de costos, creándose o afirmándose la figura del “Taller Autorizado”, y aplicando descuentos de hasta 35% de lo que le adeudaban a los Talleres.  Con este tipo de medidas, comienza a configurarse todo un esquema poco beneficioso para los talleres al servicio de las aseguradoras, quienes se ven obligados a aceptar condiciones comerciales contrarias a una libre y sana competencia.  La situación se profundiza aún más con la creación de otras políticas comerciales por parte de las aseguradoras, como la de los “Proveedores Autorizados” de partes o repuestos.

En el caso de los “Talleres Autorizados”, las empresas buscan “coaccionar” a sus clientes una lista de establecimientos en los cuales la reparación de su bien asegurado (el automóvil) sea más expedita y ventajosa.  Con la figura de los “Proveedores Autorizados”, las aseguradoras logran reducir el costo que significa que los propios talleres manejen directamente las partes o repuestos a instalar y sus precios de Mano de Obra, logrando una aparente mayor economía en los procesos de indemnización.

La metodología de trabajo de las aseguradoras, en lo que respecta a la mano de obra a cancelar por la reparación, consiste en la fijación de un “Baremo”, el cual, en teoría, debe cubrir razonablemente los costos de producción. En base a tal “Baremo”, los ajustadores de pérdidas (peritos) al servicio de las aseguradoras, procederán a efectuar el ajuste de cada siniestro según la magnitud, características, tamaño de la pieza, etc. Una vez “acordado” el precio a pagar por mano de obra, se emite la respectiva Orden de Reparación, para la indemnización efectiva del bien asegurado; todo esto en un lapso de tiempo razonable para la satisfacción del cliente.  Idéntica situación en el caso de los repuestos, ya que el contar con “Proveedores Autorizados”, le garantiza a las aseguradoras una supuesta eficiencia en términos de suministro de partes, piezas o similares.

Dichas políticas, suficientemente descritas, han originado –como dijimos- una serie de distorsiones, las cuales han ocasionado una severa depresión (en términos de descapitalización) en el área de las empresas dedicadas a la Reparación de Vehículos Automotores, que día a día se ven obligadas a cerrar sus puertas, ante la incapacidad de desarrollar su negocio en términos de libertad de precios, calidad y respeto al consumidor; debido a que las empresas aseguradoras han SECUESTRADO la libertad de elección, por parte de los asegurados, de escoger el taller de su preferencia.  Las aseguradoras a través de su sistema de listas han pretendido dirigir las preferencias de sus clientes, procurando mayores beneficios, bajo la justificación de un control de costos.  La capacidad de negociación de los talleres ante los “Baremos” impuestos por las aseguradoras es prácticamente nula, ya que a menudo el personal encargado de procesar las Órdenes de Reparación (en los Departamentos y/o Gerencias de Automóvil respectivos), amenaza con excluir de las listas autorizadas, a aquellas empresas que no se “adecuen” a sus condiciones comerciales.

Otra grave distorsión se produce en términos de tiempo, cuando las aseguradoras demoran la emisión de órdenes de reparación por lapsos realmente exagerados.  No resulta atípico detectar en cualquier taller de Reparaciones, un vehículo asegurado con 15 días, 20 días, 30 días y hasta más, esperando por una Orden de Reparación, con el previsible disgusto por parte del cliente, quien suele atribuir dicha responsabilidad al taller y no a la aseguradora. Similar situación en el caso de los repuestos, ya que un proveedor impuesto por la aseguradora no puede tener la misma capacidad de respuesta que aquél o aquellos proveedores habituales de un taller.  Por otra parte, se causa un perjuicio mayor al cliente cuando el taller se ve en la imposibilidad de garantizar la calidad del repuesto, al escapar completamente de sus manos, el manejo comercial y administrativo del mismo. Esta difícil situación nos llevo a formular la denuncia en la Presidencia de la Republica, donde nos remitieron a la Lic. Yuraima Mexicano del Vice Ministerio de Industrias, la cual nos pidió que formuláramos la denuncia en Procompetencia

Los particulares mencionados han dificultado sobremanera un normal desempeño de relaciones comerciales entre talleres y seguros, siendo los primeros los más afectados, por su escasa posibilidad de negociación a nivel individual, frente al poderío económico que representan individualmente las aseguradoras, y suplantando estas ultimas la normal relación que debería existir entre los talleres y sus clientes, (Los propietarios de los Vehículos).  Es aquí cuando surge la necesidad de canalizar la problemática en análisis a través de Instancias Gremiales.  Bajo esta filosofía nace ASAL&P, como una Entidad para la defensa de los lesionados intereses económicos de los talleristas dedicados a la Latonería y Pintura.  No obstante, como creyentes en la institucionalidad y utilidad de dichas Instancias Gremiales, los Directivos de ASAL&P desde sus inicios emprendieron un proceso de acercamiento, de negociación con el gremio competente, en este caso, la Cámara de Aseguradores de Venezuela.  Desafortunadamente, no hubo ningún tipo de receptividad, argumentando el precitado Organismo que su opinión no podía ser vinculante para sus agremiados.  Ante la ya insostenible situación, en el Primer Trimestre de 2001, un grupo integrado por 3 talleres, conjuntamente con ASAL&P, introdujo una “Denuncia Administrativa” ante la Superintendencia para la Promoción y Protección de la Libre Competencia (PROCOMPETENCIA), por la comisión de una serie de conductas prohibidas por nuestra legislación antimonopolio.

La denuncia en referencia ha obrado en contra de 8 empresas aseguradoras, las más grandes en lo que se refiere a volumen de pólizas vendidas para seguro de casco de vehículos automotores; y ha sido debidamente sustanciada por el organismo rector en materia de Libre Competencia.  Evidentemente, tratándose de un procedimiento sancionatorio (Resolución N° SPPLC/0050-04), los talleres (tanto los denunciantes como los agremiados en ASAL&P), no tienen mayor interés en la multa de por sí.  Los accionantes consideran que esta denuncia constituye la única puerta de entrada posible para emprender un proceso de negociación igualitario, en procura de una mejor distribución de los beneficios derivados del negocio.  Se trata pues, de hallar una salida a aquello que nos hemos ocupado de denominar como “Dictadura Comercial”.

 

Este control de los precios implementado por las empresas aseguradoras a logrado aumentar su porcentaje de Utilidad Técnica por sector, a cifras exorbitantes, como se demuestra en el siguiente grafico:

 

 

Fuente Superintendencia de Seguros

Cifra en Miles de Millones de Bolívares

 

 

 

 

En 1999 40 Aseguradoras Obtuvieron Beneficios por 26.297 Millones de Bolívares y 18 registraron perdidas por 43.710 Millones de Bolívares.

En virtud de esta situación de desigualdad en la que nos encontramos los Micro Empresarios de la Reparación Automotriz (Talleres Mecánicos Y Grúas), contratamos los servicios del economista Enrique González, para que realizara un estudio en referencia a la relación comercial entre el sector Asegurador y el nuestro.

La acción emprendida por los empresarios agrupados en ASAL&P, llevó a este mismo grupo a dirigir, a partir del mes de septiembre de 2001, la Cámara Nacional de Talleres Mecánicos (CANATAME)y respaldar las Acciones de Denuncia a las Aseguradoras, sólida institución gremial con una trayectoria de 40 años al servicio de los Talleres de Reparación de Vehículos Automotores, y que cuenta con más de 2.500 agremiados a nivel nacional. En el mes de mayo de 2002, luego de un amplio proceso de consulta en el ámbito nacional, CANATAME se une a la denuncia interpuesta por ASAL&P, convirtiéndose de esta forma ya no en el reclamo de unos cuantos talleres, sino de todo el Gremio Automotor.  Es, en definitiva, un gran esfuerzo, en pro de unificar el sector y defender sus intereses, en pro de la sagrada Libertad Económica que ampara nuestra Constitución.

En Noviembre del 2001 se inhibe el Superintendente de Procompetencia, por haber emitido declaraciones a favor de los Talleres, se detiene el procedimiento administrativo, nombran a Carlos Masia Vieweg Vice Ministro de Comercio, como Superintendente Ad Hoc, de nuestro caso, pero continua detenido el procedimiento.  

En diciembre se realiza la Audiencia Constitucional en la Corte Primera, por Recurso de Amparo interpuesto en contra de las Medidas Cautelares, que emitiera Procompetencia en atención de que las Aseguradoras Denunciadas se Abstuvieran de Retirar de la Lista de Talleres Autorizados a los Talleres Afiliados a la Asociación de Servicio Automotriz de Latonería y Pintura ASAL&P, el cual les declararon Improcedente, y este fue recurrido por ante la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia y también lo declararon Sin Lugar, (En ambos Juicios nos hicimos parte) .

En el año 2002 logramos hablar con el Presidente de la Republica, y los Ministros de Finanzas Tobías Nobrega y de Producción y el Comercio Ramón Rosales, quienes recibieron la orden de solucionar el problema con el Abuso de las Aseguradoras, y se realizaron dos mesas de Trabajo en el Vice Ministerio de Regulación y Control del Ministerio de Finanzas, donde participaron el Súper Intendente Adjunto de Seguros, un miembro de la consultaría Jurídica de la Superintendencia de Seguros, el Licenciado González del Vice Ministerio. En dichas mesas realizamos nuestros planteamientos y entregamos copias de la Denuncia, PERO NO HUBO RESULTADOS Y NO NOS VOLVIERON A LLAMAR. 

En ese mismo año, se realizaron 18 mesas de trabajo convocadas por el Ministro Ramón Rosales, donde formulamos nuestras propuestas de reactivación de nuestro sector, y redactamos un Acuerdo para ser firmado entre el Ejecutivo Nacional y la Cámara Nacional de Talleres Mecánicos, pero lamentablemente QUEDO ENGAVETADO Y NO SE FIRMO.

En Agosto del 2002 viajamos a Sao Paulo Brasil, al Primer Foro Latino Americano de Reparadores Automotrices, con el objeto de Fundar la Asociación Latino Americana para el Desarrollo de los Reparadores Automotrices (ALAREPA), y Unir esfuerzos para llevar a instancias Internacionales la Problemática de los Talleres Mecánicos, debido a que en nuestros países, no logramos Políticas de Estado Dirigidas a la Protección, Desarrollo y Regulación de nuestro sector.

Durante el Paro del 2003, fuimos presionados por Fedecamaras, para que nos sumáramos al paro y nuestra institución por ser Apolítica dio Libertad de conciencia a sus afiliados, y mantuvimos abiertas nuestras  Oficinas, así como una gran cantidad de Talleres Mecánicos, quienes trabajaron con mucha dificultad, por la falta de Repuestos y Materiales.

En Septiembre del 2003, en vista que no se firmo el Acuerdo con el Ejecutivo, introdujimos un Ante Proyecto de Reglamento de Talleres Mecánicos, para lograr la Unificación de Criterios, y Clasificación de los Talleres Mecánicos de nuestro País.  

En Abril del 2003 nos hicimos parte de un recurso de nulidad en el que se adhirieron todas las aseguradoras, donde el Juez Noveno de lo Contencioso Tributario, aplico unas medidas cautelares, donde se nos prohibió poder facturar el IVA a los Asegurados que repararan en nuestros talleres, causando esto una grave distorsión en nuestras finanzas.

Durante todos estos años, realizamos varias reuniones con la Cámara Aseguradora y la Superintendencia de Seguros, sin lograr nada.

En Febrero del 2004 se reanuda el procedimiento Administrativo, nos reunimos el 8 de agosto de 2004, con el Ministro de Producción y Comercio Wilmar Castro Soteldo, y le comentamos de nuestras sospechas sobre movimientos supuestamente fraudulentos, en cuanto a nuestro procedimiento, y le pedimos que nombraran un nuevo Superintendente para nuestro caso, El ministro Castro Soteldo, pidió el punto de cuenta para la remoción, pero mientras este llegaba, el Súper Intendente AD-HOC, dicta la Resolución  N° SPPLC/0050-04 de fecha 13 de Agosto de 2004.

En septiembre de 2004 introdujimos un recurso de nulidad parcial con recurso de Amparo, contra la Resolución de PROCOMPETENCIA, en la Sala Político Administrativa del Tribunal Súper de Justicia, ya que fue a esa Sala donde nos indico el Súper Intendente AD-HOC en el Recurso del 13 de agosto de 2004. La Sala Político Administrativa dicto Sentencia de fecha 24 de noviembre de 2004, esta remitió el expediente a las Cortes Administrativas, y estamos a la espera de la notificación a las partes.

Durante los meses de junio y julio de 2005, participamos en la discusión de la Ley de Empresas de Seguros y Reaseguros, que se llevo a cabo en la Subcomisión de Finanzas Bancas y Seguros de la Asamblea Nacional, presidida por el Diputado Simón Escalona, donde hicimos entrega de las Observaciones a dicho proyecto de Ley, ya que estamos SUMAMENTE PREOCUPADOS, debido a que en este proyecto se coloca en grave situación de EXCLUSIÓN, al sector de Servicio Automotriz.

El 14 de septiembre se realizo el V Foro Latino Americano de Reparadores Automotrices, con la presencia de 23 Delegados de 8 Países, en donde se debatió la situación del Sector de Reparación Automotriz con el objetivo de unificar criterios, para dar a conocer a todos los Gobiernos y Publico en General, la difícil situación por la que atraviesa nuestro sector, y lograr Políticas Publicas dirigidas al Desarrollo de los Reparadores Automotrices Latino Americanos, así como ser INCLUIDOS EN LAS POLÍTICAS AUTOMOTRICES DE NUESTROS PAÍSES.

El 13 de Abril logramos que la Vice Presidencia de la Republica, nombrara a la Coordinación de Políticas Sectoriales, para analizar la situación de los Talleres Mecánicos y Grueros, donde se organizaron unas Mesas de Trabajo con: Procompetencia, Indecu, Superintendencia de Seguros, Milco, Ministerio de Finanzas y los Diputados de la Subcomisión Banca Seguros y Finanzas, quienes están analizando la Problemática  Aseguradoras vs. Talleres.

A raíz de las mesas de trabajo en la Vice Presidencia de la Republica, se abrió un proceso investigativo no sancionatorio por parte de la Superintendencia para Promover y Proteger la Libre Competencia, para analizar la actual situación de los Talleres Mecánicos y Empresas de Auxilio en Carretera en Venezuela.  

En este breve resumen, hemos querido sintetizar la DIFÍCIL LUCHA POR NUESTRAS LIBERTADES ECONÓMICAS, que han sido pisoteadas por los grandes Grupos Económicos Financieros y sus POLÍTICAS CAPITALISTAS NEOLIBERALES, que colocan a las Micro Empresas y Empresas Familiares a Financiarlos a ellos, con la grave consecuencia de empeorar la Calidad de Las Reparaciones a Millones de Venezolanos que tienen sus automóviles.

En Febrero de 2008 sostuvimos 2 mesas de trabajo en el Vice Ministerio Comercio Interior, donde asistieron la Vice Ministra, la Directora de Inteligencia Económica, el Superintendente de PROCOMPETENCIA, el Presidente del INDECU, el Director de Bienes de Capital, la Superintendente de Seguros, y la Directiva de CANATAME, donde solicitamos MEDIDAS DE PROTENCION A LOS MICROEMPRESARIOS DEDICADOS A LA REPARACION AUTOMOTRIZ, e igualmente solicitamos que la SUDESEG, como miembro del EJECUTIVO NACIONAL trabaje en conjunto con PROCOMPETENCIA y se adecue a la Resolución que prohíbe la Exclusión de los Talleres Mecánicos por parte de las Aseguradoras, y tome las medidas pertinentes para proteger no solo a los talleres, sino a los asegurados

Sin mas por el momento se Despide Atentamente.

 

José Manuel González Esquivel

Presidente.